Los riesgos legales de conducir bajo influencia del alcohol

Acercándose las fiestas patrias y con ellas los terremotos, la chicha y el borgoña, la cantidad de accidentes automovilísticos vinculados al consumo de alcohol se disparan. Con la entrada en vigencia de la ley tolerancia 0 y la famosa ley Emilia, se hace necesario aclarar los riesgos legales en que se incurre al subirse a conducir un auto después de consumir unas copitas de más.

¿Cuánto puedo tomar y conducir?

Con la nueva ley de tolerancia 0, a partir de 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre se considera que la persona se encuentra conduciendo bajo la influencia del alcohol, y estará cometiendo una infracción a la ley. Esto equivale a consumir 1 lata de cerveza (fuente).

Al ser controlado conduciendo bajo la influencia del alcohol, y siempre que no se ocasionen daños ni lesiones o estos sean de carácter leve (según la Graduación de lesiones del Código Penal Chileno), se arriesga una sanción por una falta. Esto es, una multa de hasta 5 UTM (aproximadamente $233.465 al 15/09/2017) además de la suspensión de licencia por hasta 1 mes.

Si a consecuencia de la conducción bajo la influencia del alcohol se producen lesiones menos graves, la ley dispone una pena de 1 a 20 días de prisión, o bien, una multa de 4 a 10 UTM (entre $186.772 y $466.930), además de la suspensión de la licencia de 2 a 4 meses.

Si las lesiones ocasionadas fuesen graves, la pena arriesgada es de 61 a 540 días, o bien, una multa de 11 a 20 UTM ($513.623 a $933.860), además de la suspensión de licencia de 4 a 8 meses.

Y ante el trágico caso de producir un accidente con resultado de muerte o lesiones graves gravísimas -es decir, que conlleven daño permanente- al conducir bajo la influencia del alcohol, la misma ley consagra una pena de 3 a 5 años de prisión junto a una multa de 8 a 15 UTM ($373.544 a $700.395), además de una suspensión de licencia a criterio del juez, que no podrá ser menor a 1 año ni mayor a 2. En caso de no mediar condena, de todas formas el juez podrá suspender licencia por los plazos legales, además de que, en caso de reincidencia, el tribunal podrá decretar suspensión de licencia de 2 a 4 años.

¿Y si me paso de copas?

En caso que el nivel de alcohol en la sangre supere los 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre, se considera que la conducción se realiza en estado de ebriedad y la calificación jurídica cambia, con sanciones muchísimo más severas. ¡Cuidado, porque bastan 2 a 3 cervezas o copas de vino para superar ese límite!

Si la persona que conduce en estado de ebriedad es controlado sin producir daños o lesiones, o bien, se produjeron daños materiales o lesiones leves, el o la conductora arriesgan una pena de 61 a 540 días de reclusión, junto a una multa de 2 a 10 UTM ($93.386 a $466.930), además de una suspensión de licencia por dos años si no se cuenta con antecedentes, 5 años si es la segunda o vez, o bien cancelación licencia en caso de una tercera.

Luego, si a consecuencia de la conducción en estado de ebriedad se ocasionan lesiones menos graves o graves, se arriesga una pena que va desde los 541 días hasta los 3 años de privación de libertad, junto a una multa de 4 a 12 UTM ($186.772 a $560.316), además de la suspensión de licencia por 36 meses en caso de lesiones menos graves, y 5 años en caso de lesiones graves.

Por último, si a consecuencia de la conducción en estado de ebriedad se ocasionan lesiones graves gravísimas -daño permanente- o muertes, se arriesga una pena que va desde los 3 años y un día hasta los 5 años , o bien de 3 años y un día hasta los 10 años de privación de libertad en caso de muerte, junto a una multa de 8 a 20 UTM ($373.544 a $933.860), además de la inhabilidad perpetua para la conducción de vehículos motorizados.

Si vas a tomar, pasa las llaves

Caballo con piloto automático
Caballo con piloto automático

Incluso en el caso de que no te veas involucrado en un accidente, la conducción bajo la influencia del alcohol (o, con más de una cerveza, en estado de ebriedad) conlleva sanciones severas, con multas y suspensión de licencia como mínimo. Por eso, hasta que no tengamos autos autónomos, es mejor que pases las llaves si vas a tomar. O consigue un caballo con piloto automático.

Si necesitas ayuda con este tema, envíanos un correo a [email protected] y te ayudamos a resolverlo. Síguenos en Facebook o suscríbete a nuestro boletín mensual para no perderte nuestras próximas publicaciones. 

¡No te pierdas nuestros próximos artículos!

Suscríbete a nuestro blog y recibe una vez al mes nuestras últimas
publicaciones sobre derecho laboral, educacional, de familia y penal.
Prometemos no enviar spam! 😉

13 Compartir
Compartir13
Twittear
Compartir