Lesiones en contexto de violencia intrafamiliar

La violencia intrafamiliar, en muchas ocasiones, se manifiesta a través de una agresión física que puede generar lesiones. Las agresiones con lesiones, un delito común en la sociedad, son tratadas de forma especial cuando quien las produce es familiar directo.

Nuestro sistema penal establece una pena mayor si se verifica que existe un lazo familiar entre el autor/a y la víctima del delito de lesiones.  Esto significa que toda lesión infringida en contra de las personas que se consideran como familia directa, tendrán el carácter de delito y estarán asociadas a una pena privativa de libertad, ya sea parte de la propia familia o de la familia del esposo/a o conviviente.

Tipos de lesiones y relación familiar

La ley chilena distingue las lesiones de acuerdo a su gravedad. De esta forma, el tipo de delito de lesiones por el que una persona será condenado dependerá del resultado del ataque de una persona a otra, desde la falta en caso de que las lesiones sean leves hasta delitos con penas de 10 años en caso de mutilación o daño permanente. 

Sin embargo, cuando las lesiones se den en contexto de violencia intrafamiliar será considerado como una agravación por los Tribunales, lo que implica que tendrá como pena mínima los 61 días de privación de libertad, independiente de la magnitud de las lesiones. Además, la pena podría alcanzar hasta 15 años de privación de libertad por el agravante de lesiones en contexto de violencia intrafamiliar.

¿De qué sirve denunciar la violencia intrafamiliar?

Lo primero es que, al denunciar los hechos de violencia intrafamiliar, se pueden obtener medidas cautelares que den protección rápida a la víctima, como una orden de alejamiento o la salida del agresor  o agresora del hogar. 

Y, además de poder obtener una pena privativa de libertad para el agresor, es posible obtener un resultado a través de tratamiento psicológico permita al agresor o agresora resignificar sus conductas y reinsertarse en las dinámicas familiares de forma sana y protegida para quienes le rodean, sin implicar penas de privación de libertad.

Por otro lado, es sabido que los hechos de violencia en un contexto familiar tienden a repetirse en la mayoría de los casos, aumentando en intensidad y frecuencia. Hacer una denuncia a tiempo es vital para ponerle fin a una peligrosa escalada de violencia.

¿Dónde denunciar los hechos de violencia intrafamiliar?

Los hechos de violencia intrafamiliar pueden denunciarse ante Carabineros, Policía de Investigaciones, Fiscalía o Tribunales, pudiendo solicitar al tribunal que decrete una medida de protección, que va desde la prohibición del agresor/a de vivir en el hogar común, al refuerzo policial cercano al domicilio o a la reubicación en una casa de acogida, entre otras. 

Violencia intrafamiliar y crisis sanitaria

Debido a la crisis sanitaria por coronavirus, las denuncias de violencia intrafamiliar han sufrido un fuerte aumento en Chile. La violencia contra las mujeres aumentó en un 70% sólo en el primer fin de semana de la crisis. 

El encierro y al estrés pueden aumentar la frecuencia y gravedad de estos hechos de violencia, por lo que denunciarlos a tiempo es de vital importancia.

¡No te pierdas nuestros próximos artículos!

Suscríbete a nuestro blog y recibe una vez al mes nuestras últimas
publicaciones sobre derecho laboral, educacional, de familia y penal.
Prometemos no enviar spam! 😉

0 Compartir
Compartir
Compartir
Twittear